El Boom de los agregadores de Fast Food

29 diciembre, 2019 geo_admin

Para los chilenos es cada vez más común ver las calles de las principales ciudades del país inundadas de motociclistas cargando mochilas de Rappi, Uber Eats o Pedidos Ya, o bien esperando fuera de un restaurante.
Los agregadores, más conocidos como apps de delivery, llegaron para quedarse. Antes de que estas plataformas se instalaran en Chile, las personas que querían pedir comida a domicilio tenían que llamar directamente al restaurante para hacer sus pedidos, situación en que la espera en línea para ser atendidos podía durar varios minutos o que la comida no llegase a la hora.
Si bien algunas cadenas siguen administrando su propio delivery, gran parte de los restaurantes han optado por externalizar el servicio en agregadores fast food, permitiéndoles incrementar su zona de reparto.
Según la Cámara Nacional de Comercio, las ventas de comida de servicio rápido anotaron su mejor registro antes de que comenzara el estallido, con un crecimiento de 11,7% durante el tercer trimestre del año.
¿A qué se debe este incremento? Un reciente estudio de Georesearch que analiza las variables determinantes para las ventas mensuales de locales fast food arrojó que se pueden incrementar entre un 50% y 70% cuando cuentan con los principales agregadores.
Gracias a la Geointeligencia, Georesearch puede predecir con más de un 90% de precisión comportamientos en el consumo de los locales de comida fast food y responder a las siguientes preguntas:  ¿Cómo afectan las apps de delivery a las ventas totales de un local de comida rápida? ¿Qué determina si un restaurante de comida rápida va a vender más o no a través de una app?
Según el estudio de Georesearch existen dos variables que son determinantes para incrementar las ventas de un local fast food.
Lo primero es definir dónde va estar localizado el restaurante de comida rápida para luego dar paso a cuál será el área de reparto. En caso de que el local esté en una zona residencial, se debe tomar en cuenta la competencia, la densidad de los hogares, cuál es el mercado objetivo, es decir, a qué público se quiere llegar y el gasto potencial mensual que tienen disponible de los habitantes de la zona para este tipo de servicios.
El escenario cambia si se opta por elegir un lugar en una zona de empresas o comercios. Para ello es fundamental identificar la cantidad de población flotante existente, es decir, los trabajadores o empleados en el área de reparto.
Sin embargo, no todos los trabajadores de la zona de reparto van a ser necesariamente el mercado objetivo del restaurante, ya que para definirlo se debe tomar en cuenta el grupo socioeconómico, el rango de edad y cuánto está dispuesto el público a gastar en los productos ofertados.
Con la irrupción de los agregadores, la zona de reparto se amplía, lo que les ha permitido a los locales fast food llegar a más personas de su mercado objetivo. Una de las tendencias que identificó Georesearch es que los espacios se reducen ya que en un local pequeño se puede atender a más clientes de los que se encuentran en el local físico.
Incluso, hay algunas cadenas que han ido más allá y sacaron a  los camareros, las mesas y las sillas desaparecieron y fueron reemplazadas por una gran cocina. Más conocidos como Dark Kitchen, estos locales únicamente elaboran comida para enviar a domicilio a través de las plataformas de delivery.