El boom de las minibodegas en Chile: una tendencia que no termina

20 noviembre, 2019 geo_admin

Desde hace ya algunos años, el arriendo de minibodegas es considerada una de las líneas de negocio de mayor crecimiento y dinamismo entre los actores del mercado de bodegaje en Chile. La necesidad de contar con un espacio extra para guardar de manera segura, flexible y económica todo tipo de cosas, ya sea con fines doméstico (Self Storage) o comerciales, ha incrementado.

 

Ha sido tan vertiginoso el crecimiento de esta industria, que de las 52 comunas que componen la Región Metropolitana, 28 ya tienen al menos una empresa que ofrece este servicio, lo que significa que están presentes en más de la mitad de las comunas.

 

Pero, ¿qué ha generado esta necesidad?, con el aumento de la densidad poblacional en las comunas residenciales del Gran Santiago, la oferta inmobiliaria de departamentos también aumentó de manera considerable lo que derivó en la nueva tendencia inmobiliaria de los nano departamentos, lo que ha generado que las personas requieran alquilar un espacio extra para almacenar sus pertenencias. A lo cual se suma que existen micro, pequeños y medianos empresarios que también requieren almacenar sus productos lo más cerca posible a sus hogares y negocios, surgiendo así el negocio de las minibodegas como el formato ideal de almacenaje en los espacios adecuados y especializados.

 

Las primeras minibodegas se instalaron en las comunas periféricas del país donde el costo del suelo tiene un valor menor en comparación a las zonas más céntricas de la Región Metropolitana, y en su gran mayoría  estaban dirigidas a empresarios y emprendedores que buscaban almacenar sus productos, como por ejemplo los e-commerce. Según datos entregados por Georesearch, la comuna de Pudahuel se encuentra el 27,5% del área rentable de la región, mientras que en Macul hay un 7,74% de área rentable, en Quilicura hay un 6,5% y en Renca un 6,2% de GLA.

 

Minibodegas en la Comuna de Santiago

 

Con un contexto social cambiante y empresarios en búsqueda de espacios, las minibodegas se expandieron a las zonas metropolitanas del país. Así, en la Comuna de Santiago existen hoy 7 empresas de minibodegas con un total de 12.300 metros cuadrados rentables. En esta zona, el nivel socioeconómico  más representativo es el C3 con el 43% de los hogares, seguido por el nivel socioeconómico C2 con el 32% de los hogares.

Ahora, cuando se habla sobre la oferta inmobiliaria en la Comuna de Santiago es posible decir que desde 2018 ha aumentado de manera progresiva. Para el 3° trimestre del año pasado, 45 proyectos inmobiliarios estuvieron en venta, y para el 2° trimestre del 2019, hay 65 nuevos proyectos. La superficie promedio de los nuevos proyectos se ha mantenido en el tiempo.

 

Durante el 2° trimestre de 2019, los grupos socioeconómicos C2 y C3, son los que han tenido mayor participación en los nuevos proyectos inmobiliarios (44 proyectos), con un 67,7% de participación con respecto a un total de 65 proyectos.  

 

Minibodegas en la Comuna de Las Condes

 

Por otro lado, Georesearch analizó cómo es la situación de las minibodegas en la comuna de las Condes y se evidenció que actualmente existen 8 empresas de minibodegas en este sector, las cuales suman aproximadamente un total de 6.200 m2 de área rentable. Y los niveles socioeconómicos más representativos son el ABC1 con el 50,7% de los hogares; seguido por el GSE C2 con el 25% de los hogares.

 

Al igual a cómo ha venido ocurriendo la Comuna de Santiago, la oferta inmobiliaria ha venido aumentado progresivamente en el último año. Así, en el 3° trimestre del 2018 había 64 proyectos inmobiliarios en venta, y en el 2° trimestre del 2019, hay 81 nuevos proyectos. Asimismo, la superficie promedio de los nuevos proyectos también ha aumentado, para el 3° trimestre de 2018 eran 129 metros cuadrados y para el 2° trimestre de 2019 son 148 metros cuadrados en promedio. 

 

Durante el 2° trimestre de este año, el grupo socioeconómico ABC1, es el que tiene mayor participación en los nuevos proyectos inmobiliarios, con un 81,5% de participación (66 proyectos). 

 

Por tanto gracias a Georesearch y la aplicación de la Geointeligencia es posible concluir que la oferta inmobiliaria ha venido aumentando considerablemente en el tiempo, mientras que el espacio sigue siendo el mismo, razón por la cual siguen aumentado también los proyectos de construcción vertical, es decir de departamentos, lo que a su vez ha conllevado a que el la tendencia de las minibodegas no pare.