Oportunidades frente a los cambiantes comportamientos de los consumidores

14 agosto, 2019 geo_admin

Recientemente, Nielsen ha revelado su último estudio sobre la percepción de los consumidores sobre su propia situación financiera, en el que se busca entender el comportamiento, el impacto en el gasto y cómo este ha cambiado con el tiempo.

Dentro de los principales descubrimientos que aporta el informe se encuentra que, a pesar de que los movimientos del mercado a nivel mundial han venido experimentando condiciones cambiantes en los que la recesión y el crecimiento son variables constantes. Aun así, dentro de estas condiciones de incertidumbre, se esperaba que se diera un aumento en la estabilidad financiera de los consumidores para así lograr sumarse a la clase media. Contrario a lo que se proyectaba, el crecimiento de las personas pertenecientes a la clase media por sus ingresos no aumentó proporcionalmente, causando en cambio grandes brechas de riqueza en diferentes mercados.

Cifras polémicas

Mientras que las proyecciones de mejora de los niveles de pobreza no son lo que se esperaba, los resultados en cuanto a percepción de ingresos por parte de los consumidores en la región de Latinoamérica específicamente presentan un comportamiento distinto: un 50% siente una mejoría en su situación financiera, el 21% no ha sentido un cambio relevante en cuanto a sus ingresos y, finalmente, el 29% siente que su situación ha desmejorado.

            Lo que estas cifras revelan, a pesar de ser en cierta forma contradictorias, es que se puede decir que el bienestar financiero de los consumidores ha mejorado, ya que un gran porcentaje de los consumidores sienten una mejoría en su situación económica respecto a hace cinco años. Esta percepción creciente de “riqueza” tiene influencia y se refleja en cambios significativos en los indicadores económicos y en los ingresos de los consumidores en muchos países.

            Adaptarse a los cambios

Como cambios puntuales que se pueden señalar causados por el optimismo de la población latina es el cambio en el comportamiento de los gastos que realizan estos consumidores. A medida que el consumidor latino ve un mejor panorama económico desde el punto de vista financiero, la oferta debe cambiar para adaptarse a sus necesidades y deseos que se encuentran en constante evolución. Un claro ejemplo de esto es la mejora en la percepción sobre la calidad de las marcas privadas, además los consumidores están apoyando la ampliación de los portafolios de las marcas privadas hacia el segmento premium.